Un momento… ¿Por qué estoy hablando?

En estos días de paros de mujeres y marchas de #NiUnaMenos -y desde siempre, en realidad- se habla mucho de la ocupación de espacios y de cómo circula la palabra y la imagen. Creo que es algo que todxs tenemos que aprender todos los días, en cada espacio en el que estamos.
Nosotrxs mismxs a veces somos protagonistas de narrativas que no nos pertenecen, y hasta podemos llegar a creer que estamos haciendo el bien al ocuparlas. Es fácil ser cómplices de la colonización de espacios y luchas. “La carga del hombre blanco” también ha sido y es “la carga de la mujer blanca”, “la carga de lxs académicos”, “la carga de lxs porteñxs”, y tantas otras. El lugar que ocupamos varía de acuerdo a las redes de poder en las que nos encontremos, y pensar que merecemos prioridad para hablar en un lugar porque tal vez la merecemos en otro, no ayuda.
Hoy fui a Decolonize This Place y tenían las reglas de convivencia del espacio pegadas en la entrada. Me gustó particularmente esta:

“Avanzá/Retrocedé: Durante nuestro trabajo aquí, prestá atención a quién está participando y quién no. Si tendés a hablar seguido, considerá ‘retroceder’ y viceversa. Practicá el PQEH (‘¿Por qué estoy hablando?’) [en inglés: ‘Why am I talking?’ que forma ‘WAIT’, ‘esperar’ o ‘esperá’]. No interrumpas a la gente, no ocupes demasiado espacio, intentá escuchar con cuidado.”

quando-eu-devo-falar

“¿Cuándo tengo que hablar?” Por projetoelasporelas.blogspot.com

*

Anuncios