Thomas Laqueur – Making Sex (1990)

*

En su fascinante libro Making Sex, Thomas Laqueur revisa el modo en el que la medicina construyó el sexo y la sexualidad desde la Antigüedad griega hasta el siglo XX.  Relata, por ejemplo, el modo en que en un primer momento primaba una concepción de los sexos como isomórficos – es decir, que los órganos sexuales de varones y mujeres son iguales, sólo que en el primer caso están mejor desarrollados que en el segundo: “En lugar de estar divididos por sus anatomías reproductivas, los sexos están vinculados por una anatomía reproductiva común.  Las mujeres, en otras palabrsa, son varones invertidos, y por lo tanto menos perfectos.  Tienen exactamente los mismos órganos, pero exactamente en los lugares equivocados.  (Este estar equivocado de las mujeres, por supuesto, no se sigue lógicamente del ‘hecho’ de que sus órganos sean los mismos que los de los varones, difiriendo sólo en la ubicación.  La flecha de la perfección podría ir hacia cualquiera de los dos lados, o ambos)”.  (página 26 de la versión inglesa, traducción propia)

Algunas ilustraciones, provenientes mayormente del siglo 16, muestran esta concepción del cuerpo:

Laqueur Making Sex III Laqueur Making Sex II Laqueur Making Sex

.

“En algún momento del siglo dieciocho, se inventó el sexo tal como lo conocemos.  Los órganos reproductivos pasaron de ser sitios paradigmáticos de demostración de una jerarquía, que resonaba en el cosmos, a ser la fundación de la diferencia inconmensurable: ‘las mujeres deben su modo de ser a sus órganos generativos, y especialmente el útero’, como afirmó un médico del siglo 18.  Aquí había no sólo un repudio explícito a los viejos isomorfismos sino también, y más importante aún, un rechazo a la idea de que las diferencias evidentes entre los órganos, fluidos y procesos fisiológicos espejaban un orden trascendental de perfección.  Aristóteles y Galeno simplemente estaban equivocados cuando afirmaban que los órganos femeninos son una forma inferior de los masculinos – y por consiguiente, que la mujer es un varón inferior.  Una mujer es una mujer, proclamaba el ‘antropólogo moral’ Moreau (…).” (p. 149 de versión inglesa; traducción propia).

*

Anuncios