El último verano de la Boyita, de Julia Solomonoff (2009)

.

El último verano de la Boyita

.

En El último verano de la boyita (Julia Solomonoff, 2009), aparece nuevamente el tema de la sexualidad en la infancia/primera adolescencia, y el modo en que la temprana ingenuidad (o desinterés) se choca con los violentos mandatos del mundo adulto.  Es interesante también su presentación, en un entorno rural, de temas que son usualmente abordados en contextos urbanos.  Y al menos en mi caso, dejó flotando una pregunta: ¿qué pasaría en un mundo en que sexo y género realmente fueran irrelevantes? ¿El “problema” (o la “enfermedad”) es la condición física de las personas, o el modo en que es abordada socialmente?  Tal como dice Wilchins en “What does it cost to tell the truth?”, el cuerpo es el mismo, la diferencia es cómo lo “leen” quienes nos rodean.

De la página www.laboyitafilm.com :

“La Boyita era una casa rodante que tenia la mágica capacidad de flotar, una especie de anfibio doméstico. Desde que mis padres la compraron, yo imaginaba aventuras en ríos y bosques, pero la Boyita fue juntando polvo y juguetes, estacionada en el fondo de nuestro patio, se convirtió en escenario de juegos y confesiones.

Un verano todo cambió: mis padres se separaron, mi hermana mayor entró en la adolescencia, cerrándome la puerta del baño, mudándose de cuarto reclamando privacidad, una palabra que sonaba a rechazo, a soledad. Ante la perspectiva de unas vacaciones en la playa en las que seria dolorosamente excluida por mi hermana y sus amigos, decidi irme al campo con mi padre, en busca de Mario, el hijo de los peones.”

La película puede verse en línea, sólo hay que buscar 😉

 

Anuncios